Find Us On Facebook

Folklore

Estampas Típicas


Muchas son las estampas que con el correr del tiempo están pasando al archivo de los recuerdos, y es necesario rememorar por constituir grandes valores culturales que en determinada época se practicaba cotidianamente. Cabe mencionar:

LA SOMBRERERA

Es decir la mujer que tejía durante todo el día las fibras de la paja toquilla, confeccionando elegantes sombreros, sentada en un rincón de la humilde casita, con su mirada atenta, la que al mismo tiempo también iba tejiendo sus ilusiones.

EL LEÑATERO
Vigoroso, de estatura mediana, el torso hercúleo, firme el paso, la mirada penetrante, de poco hablar, el leñatero es hombre de personalidad definida y de recio carácter, con su vigor inagotable, cada día arranca a los montes el elemento necesario: la leña para combustible de los hogares y luego de conseguir su preciosa carga, con ella sobre las espaldas firmes y fuertes, viene a la ciudad donde la realiza, llevando con su producto el sustento para los suyos.

 LA AGUAJERA
Sencilla, modesta pero alegre se desliza por las apacibles calles moyobambinas la vendedora de aguaje, llevando sobre la cabeza con extraordinario equilibrio sobre la mágica Umallina, una bandeja con ricos y carnudos aguajes, para luego ubicarse en una de las esquinas de las calles de Moyobamba e iniciar su venta y así llevar el sustento a su hogar.

 LA AGUATERA

Mujer erguida, de mirada dulce y llena de embrujo, de ojos vivaces con la sonrisa a flor de labio, con sus senos túrgidos, con su corazón nido de cándidor amores, lleva en la erguida cabeza su cántaro sobre la prosaica umallina, ya en las horas en que el sol envía su luz potente, así como en esos lujosos amaneceres de la selva.

EL CHACARERO
Hombre de humilde condición que con toda fe y voluntud vive dedicado a su trabajo de campo. Es el pequeño productor que su labor cotidiana de cultivar la tierra lo hace siempre con la sonrisa en los labios. Es el soldado más necesario, que armado de sus herraduras labra la tierra para hacer la guerra más noble contra el hambre cuando triunfante saca el grano que la pródiga tierra le brinda.


LA LANTA TIPINA

Fiesta familiar de ancestro, en honor al corte del primer pelo de niño, apadrinado por varias personas. Pero ese entonces, se acondicionaba convenientemente la fina cabellera de los niños en pequeños moñitos, los mismos que al ser cortados, las personas adquirían el compromiso de compadrazgo y a la vez tenían que depositar un regalo pecuniario en el plato que sobra la mesa se colocaba para dichos fines. Luego continuaba la fiesta con mucho derroche popular.

EL RESPONSO
Que se practica el día de los difuntos el dos de noviembre de todos los años. En la creencia popular, a la primera palabra que pronuncia el cura en el cementerio, todas las almas alzan vuelo hacia el cielo, es decir: regresan a su lugar de origen. Los responsos se cobraban de dos maneras: el hablado y el cantado. El primero costaba un poco menos y el segndo costaba más; ello era a pedido del solicitante y el sacerdote incansablemente celebraba los responsos a las almas que alguna vez tenían presencia material en este mundo terrenal.

EL CONVITE

Especie de trabajo colectivo practicado especialmente por los agricultores, ya sea para acarreo de madera, de cañas o para realizar algún trabajo. El esta estampa se refleja la solidaridad del hombre de selva con sus amigos o familiares, pues su trabajo no es remunerado, solamente a cambio de un suculento desayno, puesto que esta labor se realizan generalmente a tempranas horas de la mañana, o sea en ayunas.

LA JUNCIA
Fiesta nupcial con caracteristicas netamente populares, donde los familiares e invitados de los novios participan de una verdadera fiesta familiar, con la peculiar música de acordeón, bastante bebidas y comidas durante todo el día, hasta avanzadas horas de la madrugada. Aparte podemos citar otras estampas no menos importantes como: Los altares, la sabadora, la vaca loca, el cañabravero, el chapanero, la chaspada, la serenata, entre otros que enriquecen nuestro folklore selvático regional.
Con tecnología de Blogger.