Flora

La Shapumba, Gara Gara: Pteridium aquilinum

Bueno, aquí les traigo una información que pude encontrar al navegar por internet, una información muy importante. Personalmente jamás pensé que este helecho que muchos consideran hierba mala (una plaga), actualmente se comercialice y se exporte a otros países gracias a una empresa existente en nuestra región San Martin.

Shapumba

Es una de las plantas más ampliamente distribuidas sobre la tierra, presente en 20 ó más cultivos en 65 países. El Pteridium aquilinum es un indicador de la intervención del hombre y es considerada una maleza con éxito en una sucesión ecológica. Es por ello que el helecho Pteridium aquilinum, representa un riesgo potencial en la producción agropecuaria, ya que por su característica altamente competitiva y alelopática invade los campos disminuyendo paulatinamente el área útil o aprovechable para animales y cultivos. El Pteridium es una maleza exitosa porque es capaz de interferir el desarrollo de otras especies vegetales. En términos de competencia

Puede crecer en una gran diversidad de suelos, menos en los pesados e inundados:
La fertilización incrementa el peso seco de la fronda, el rizoma y la longitud del rizoma;
Es capaz de acumular potasio (K);
Los rizomas movilizan fósforo (F) desde fuentes inorgánicas y lo hacen disponible a la planta;
Reduce la cantidad disponible de agua para el crecimiento de otros cultivos debido a su mayor sistema radical.


Cultivo de Shapumba
Asimismo, se han identificado actividades productivas y de conservación que tienen alto potencial de desarrollo económico y ambiental sobre las áreas degradadas, como una estrategia que permita frenar el proceso de deforestación y degradación del suelo por agricultura migratoria. Uno de los productos identificados con alto potencial lo conforma el brote del helecho Shapumba, que es una especie vegetal que tiene un comportamiento poblacional agresivo sobre las áreas degradadas y han sido capaces de colonizar grandes extensiones de terreno y frenar el desarrollo de otros cultivos, por ser una especie del tipo alelopática. Por lo general, estas comunidades de helecho shapumba, conocidos localmente como shapumbales, son indicadores de tierras degradadas y suelos ácidos, cuya aparición y colonización se da gradualmente en las parcelas agropecuarias en un periodo de 10 a 15 años, dependiendo de qué tan acelerado sea el proceso de erosión de los suelos. Cuando esto sucede, los agricultores tratan inicialmente de combatir su expansión mediante la quema, lo cual más bien favorece su proceso de colonización, ya que las esporas de dicho helecho son resistentes al fuego.

eridium aquilinum
Es importante recalcar que este producto no promueve la deforestación de los bosques, ya que toma un tiempo bastante largo para que se establezca de manera homogénea y tenga condiciones para su aprovechamiento a escala comercial. En la actualidad se cuenta con estudios a detalle realizados por AMPA en el Alto Mayo y en el ámbito de la Comunidad Campesina San Miguel de Tabaconas, de la mano de la empresa coreana Land Men Perú, la cual viene desarrollando la cadena productiva de este producto desde hace 2 años y medio, y la articulación al mercado asiático del brote seco de shapumba. En ese sentido, en el marco del proyecto Un Paisaje Vivo, impulsado por WWF-Perú y ejecutado por AMPA, se ha elaborado el Plan de Negocios de la Shapumba para la comunidad, en donde se detallan cuáles serán los procesos para desarrollar la cadena productiva de los brotes secos de shapumba y el potencial que representa esta actividad, sobre la base de la información de mercado, la cual expresa que existe una demanda actual insatisfecha de 2 toneladas exportables por día de este producto y una tendencia en el alza de los precios en el mercado de exportación.

Identificación de Shapumbales Aptos

El helecho shapumba es capaz de desarrollarse sobre diversos tipos de suelo y microclimas a partir de los 700 msnm. Sin embargo, no todas las poblaciones o colonias de shapumbales están en condiciones para ser aprovechadas de manera intensiva y comercial. Entre los factores más importantes para la identificación de shapumbales aptos para el manejo y cosecha de brotes para consumo humano tenemos los siguientes:



Los shapumbales deben estar conformados por plantas frondosas que en promedio superen los 120 cm de altura, con tallos que presenten tonalidades de verde claro a verde amarillo, suaves y con las líneas laterales de color blanco. En áreas donde se encuentren colonias grandes con tallos amarillentos valdría la pena evaluar la posibilidad de riego.



La colonia de shapumba debe dominar el terreno en un 90% como mínimo, y no estar combinado con otras malezas. Si hubiere presencia de malezas se recomienda chaleo permanente para ayudar a que la shapumba se establezca y consolide.



Estas dos condiciones por lo general se dan en áreas deforestadas con más de 10 a 15 años en proceso de erosión y degradación de los suelos, sumado esto al factor de adaptabilidad y dominancia que tiene el helecho shapumba.



La pendiente es otro factor limitante para la cosecha de brotes, debido a que esta tarea es de todos los días. En ese sentido, en terrenos con pendientes que superen el 25% no es recomendable el establecimiento de esta actividad, a menos que estos estén muy cerca a los lugares de procesamiento y secado, y que se combinen con actividades de reforestación para protección o comercial, lo cual dependerá de la capacidad de uso mayor de la tierra que presente el área de interés.



Por último, todo shapumbal identificado debe ser sometido a un chaleo experimental de una media hectárea, con el objetivo de conocer de manera precisa el tiempo de salida de los brotes verdes y la calidad de los mismos (altura y suavidad), para establecer así el proceso de manejo, cosecha y producción más adecuado.


Cosecha de Brotes Comerciales


Cosecha manual
La cosecha de brotes verdes es la etapa más importante de la cadena productiva de la shapumba. Una vez que los agricultores se han familiarizado con los estándares de calidad del brote apto para cosecha, pueden llegar a recolectar entre 40 a 45 kg por día. Por lo general, cuando los agricultores se inician en la cosecha de los brotes verdes de shapumba, la eficiencia es del 40% y al cabo de 2 meses la puede llegar al 98%.

Entre los estándares de calidad del brote verde de shapumba, apta para procesamiento y comercialización, tenemos los siguientes:

Los brotes deben presentar un largo total de 20 a 40 cm desde el suelo, con una coloración entre verde y verde-lila, con las hojas completamente cerradas. Asimismo, también pueden ser cosechados los brotes cuya primera ramificación (tres tallos) no supere los 3 cm y sigan con las hojas cerradas y encogidas.

Los brotes se cosechan a mano doblando el tallo a una altura mínima de 5 cm del suelo, y donde la ruptura del mismo sea limpia y no se produzcan hebras fibrosas en entre el tallo y el brote (tallos suaves). Si los tallos están muy duros el brote es descartado y se procede a doblar dicho tallo para estimular la salida de un nuevo brote.

Crecimiento agresivo de nuevos brotes
El largo del brote cosechado debe tener una altura estándar de entre 15 a 18 cm, con un grosor de 3 a 7 mm. Estas medidas estándar deberán ser respetadas siempre, ya que de ello dependerá la facilidad en el manejo del producto en las siguientes etapas del proceso de secado y empacado. Los brotes que no cumplen con las medidas y color estándar son descartados.

Tipos de brotes verdes de shapumba aptos para cosecha, en tamaño real.

Acopio y Conservación de Brotes

Selección de brotes verdes
Una vez cosechado los brotes, éstos se colocan en bolsas de plástico medianas y se trasladan al centro de acopio, en donde serán pesados y revisados por última vez para constatar si cumplen con los estándares de calidad requeridos (tamaño y color). La conservación de los brotes consiste en acomodar los mismos sobre un plástico grueso y en posición vertical. Este proceso debe hacer con bastante cuidado para evitar maltratar la parte terminal de los brotes. Cada 4 o 5 horas se deben remojar los brotes para evitar que se resequen antes del proceso de sancochado.

Conservación de los brotes
Sancochado, Enjuague y 1er Secado de Brotes

El sancochado y enjuague de los brotes se realiza muy temprano por la mañana, de tal manera que se aproveche al máximo la luz solar y así el secado pueda lograrse a las 10 horas, al finalizar el día. A continuación se describen los tres procesos:

Los brotes se colocan en una canastilla de metal y son introducidos en una caldera con agua hirviendo y con tapa, por un lapso de 5 minutos. Este proceso permite desnaturalizar y retirar las toxinas presentes en los brotes y quitarles el sabor amargo.

Después del sancochado, la canastilla de metal conteniendo los brotes es retirada del caldero y colocada en un recipiente con agua fría con el objetivo de enjuagar el producto y luego ponerlo a escurrir unos 10 minutos.

Por último, los brotes escurridos son colocados y esparcidos de manera uniforme en los tendales de madera con malla plástica, asegurando que el producto no se amontone en ningún lado. El proceso de secado es a temperatura ambiente y en lugares abiertos y soleados, con abundante corriente de aire. A las 5 horas de haberse iniciado dicho proceso es necesario voltear los brotes para asegurar un secado uniforme.
Remojado, 2do Secado y Corte de los Brotes

Descarte de la parte terminal dura.
Al día siguiente del primer secado, los brotes son remojados para facilitar la identificación de las partes duras en su parte terminal. Para ello dichos brotes son remojados con agua fresca durante un tiempo promedio de 15 minutos. Luego se repite el proceso de secado en los tendales a temperatura ambiente. Al finalizar el día, el producto seco debe ser almacenado de manera adecuada en un lugar seco y fresco. Al siguiente día, por la mañana, se procede a esparcir el producto en las mesas de trabajo, en donde se realizará el corte manual de la parte dura de los brotes, utilizando para ello tijeras medianas. Este proceso debe ser ejecutado por personal debidamente entrenado, que sea capaz de distinguir con facilidad la parte dura del brote y proceder a su descarte, asegurando de esta manera un producto final de excelente calidad.

Remojado, Moldeado, Secado Final y Empaque

La última etapa del procesamiento de los brotes secos de shapumba, para la obtención del producto de exportación, consiste en remojar con un poco de agua dichos brotes secos, con el objetivo de suavizarlos para que puedan ser manipulados con facilidad al momento de introducirlos en los moldes de madera. Para ello se pesa aproximadamente 2.2 kg de brotes remojados y se procede a colocarlos en los moldes y ponerlos a secar al aire libre durante 2 a 4 horas, dependiendo del calor y la presencia de corrientes de aire. Posteriormente, el producto es retirado del molde y se procede a embasarlo en bolsas de plástico transparente y gruesas. Estas bolsas finalmente serán colocadas en cajas de cartón para la exportación, pudiendo durar, en condiciones de baja humedad, hasta por 2 años.



Fuente:  ampaperu
La Información e imágenes extraído de la publicación Manual Didáctico para el Manejo y Aprovechamiento del helecho shapumba "Pteridium aquilinum".




Con tecnología de Blogger.