Find Us On Facebook

Flora

El Ungurahui:Oenocarpus bataua

Oenocarpus bataua es una palma común de la amazonía y parte fundamental de la dieta de diferentes grupos étnicos. El objetivo de esta investigación es evaluar el efecto de las comunidades huaorani en el estado de conservación de esta palma. Para esto se compara tres diferentes hábitat, con diversos grados de intervención antrópica (Huaorani). En cada lugar se determinó la distribución, densidad, abundancia, y estado fitosanitario, variables que fueron sometidas a un Análisis Jerárquico de Variancia y a la prueba de t. Además se realizaron entrevistas de dos centros poblados para medir las aptitudes de la población, con respecto a la recolección de los frutos, el consumo diario, la preparación, y el destino final de la semilla. Los resultados muestran un alto impacto antropogénico en el estado de conservación de la palma; sin embargo, las respuestas para construir directrices de uso sustentable están en las prácticas ancestrales de este mismo grupo.

Recolección

Antiguamente, los huaorani, subían a los árboles aledaños a la palma o a la palma misma amarrándose un bejuco en los pies, lo que les daba mayor soporte, luego golpeaban la parte superior de la infrutescencia con un palo. Esto provocaba que los frutos maduros y en muchos casos toda la infrutescencia madura caiga. Luego recogía los petomos (frutos en el idioma huaorani) del suelo en un envuelto de hojas o ponían al hombro la infrutescencia completa. Con el tiempo el palo para golpear la palma fue sustituido por machete y los bejucos que se amarran en los pies, por sogas. En la actualidad, el 60% de los huaorani admiten que para obtener los frutos talan la palma, principalmente los jóvenes de la comunidad (entre 15 y 25 años) a diferencia de la población más adulta quienes prefieren subir a la palma.




La utilización de horquetas largas no es posibles debido a la dureza del raquis, por este motivo, los huaorani suben a la palma con sogas y machete o simplifican el esfuerzo talándola con un hacha o machete. Uso y aprovechamiento Los resultados de esta investigación muestran que Oenocarpus bataua es uno de los recursos vegetales más útiles para la comunidad huaorani, que de una u otra manera le proporciona alimento, vivienda, medicina y múltiples artículos que satisfacen sus necesidades.




En la construcción

Las hojas se usan para los techos de casas tradicionales. Son unas de las más utilizadas y apreciadas principalmente sor su longitud y duración. Se colocan transversalmente de bases y por encima se va tejiendo con hojas de Geonama sp. en forma longitudinal. También son utilizadas en las partes frontal y dorsal de las mismas casas. El tallo grueso es usado como pilares y vigas.

Medicinal

 La principal aplicación medicinal es la utilización del aceite en el cabello. Un 29.5% asegura que le da brillo, suavidad y fortalece la hebra capilar. Un 17.65% le atribuye propiedades medicinales para trastornos respiratorios y otro 17.65% para problemas digestivos. Los frutos inmaduros se machacan, se hierven y se come el mesocarpio para curar la tos y la gripe. Según Ocata (anciano huaorani) el almidón extraído del tallo es aún más efectivo contra enfermedades respiratorias y digestivas. Las flores jóvenes (apenas el botón se abre) son utilizadas contra la disentería.

En la alimentación



El mesocarpio del fruto maduro puede ser comestible crudo. Sin embargo, lo más común es hervirlos en agua, para que se ablande. También se añade a la chicha de yuca (Manihot esculenta) para darle sabor. El brebaje de la "chicha" es fermentado con saliva humana. Esta costumbre ancestral no evidenció ningún problema mientras los huaorani constituían un grupo cerrado, pero con el acercamiento de los "cowudi" (palabra en huaorani para los blancos y otras culturas), estas prácticas crearon las condiciones propicias para la propagación de enfermedades como Hepatitis B. La chicha se consigue macerando el mesocarpio y luego colando junto con el almidón de la yuca. La chicha se reduce por cocción durante horas. Medicinalmente es utilizado en personas débiles o enfermas para que "recuperen las fuerzas" El palmito se come en fresco y aseguran que es uno de los mejores palmitos. La parte dura del palmito se hierve hasta ablandarla, luego se consume. Por otro lado, cuando se tala la palma, se le hacen unos cortes a lo largo del fuste, que permitan el desarrollo de las larvas del coleóptero "chantacuro" (Rhynchophorus palmarum), que también son comestibles. El fruto es además reportado como alimento para animales ya que es consumido principalmente por el mono chorongo (Lagothrix lagothricha), tucán (Rhanphastus cuvieri), pava negra (Aburria pipile), pava colorada (Penélope jacquacu), guanta (Agouti paca), sajino (Tayassu tajacu) y venado (Mazama americana). Estos animales son fundamentales para la dispersión natural de la palma, y esta relación es perfectamente conocida por la gente local. Pero no sólo los animales del bosque comen petomos; estos frutos también sirven para alimentar a los animales domésticos de la comunidad.



Combustible



Cuando el tronco está bien seco y parcialmente podrido, se puede utilizar como leña. También el fruto quemado fue encontrado en el fogón de varias casas. Los huaorani se reúnen a conversar y comer "petomos" en las hamacas cercanas al fogón y tiran la semilla para que así dure más el fuego.



Artesanías

Las hojas se usan para elaborar canastas improvisadas para transportar frutos y otros productos a la comunidad. El color azul oscuro, violáceo del mesocarpio sirve como tiente para el cuerpo y artesanías. Las semillas son utilizadas ocasionalmente en la elaboración de collares.



Con tecnología de Blogger.